Sarita Lasauria

De repente el verano de la crisis

veranocrisis
Aprovechando que (lo confieso) me he leído las memorias de Tita en el Hola de pe a pa, hago mía la divisa de Heini para decirles que “si te sientas, te oxidas”. Así, que he dejado mi dolce far niente de los últimos meses para atacar de nuevo este blog y apechugar socialmente con este verano llamado de crisis.
Obvio, que no voy a dar explicaciones de mi ausencia. Y no porque mis lectores no se lo merezcan, sino que a quién interesa lo que me ha tenido entretenida un tiempo: no hay mayor pesadez que esas amigas que te cuentan una anécdota o una vivencia que a ellas les pareció harto interesante, pero termina aburriendo al auditorio. Pasa lo mismo con los contadores de viaje: sencillamente si no son Paul Morand como que paso. A servidora, por poner un ejemplo literario, no me gustó la Pasión turca como la contaba Gala, precisamente por haberla vivido en primera persona y saber cuanto de efecto literario y exotismo de tres al cuarto había en ella. Todas tenemos pasiones de ese tipo sin necesidad de salir del bloque. Sin ir más lejos podría yo contar mi pasión búlgara, mi pasión cubana, mi pasión árabe, mi pasión portuguesa y hasta mi pasión por un concejal de un pueblo de Albacete y todas sin salir de territorio Chueca. Al caso, cuántas pasiones desbocadas puede provocar un galletón chapero. A la literatura me remito y en este sentido les podría recomendar algunas lecturas para este verano, como por ejemplo la Primavera romana de la señora Stone de mi admirado Tennessee Williams. Eso sí es contar bien lo que una dama sufre cuando es víctima de un pendón. Tennessee no era dama, pero sabía lo suyo de chulangas.
El verano, por ejemplo, es muy dado a estas aventuras. Y si no que se lo pregunten a mi Plexiglás de Marbella. Claro, que el clan marbellí de longevas adineradas está también en crisis y la que no ha perdido todo en la bolsa, le han dejado los pisos del barrio de Salamanca sin inquilinos. Lo cual afecta al colectivo de chaperos que se han visto en la obligación de bajar tarifa. La cosa en este aspecto está que arde y mi amigo Cruz de Mayo, por poner un ejemplo, pinguero cubano que hace a pelo y lana, este año dice que emigra a Benidorm. Le trae más cuenta hacérselo con jubilatas de Manchester que con excelsas arruinadas de Las Rozas o Puerta de Hierro. Una jubilada de Manchester, a lo Susan Boyle, paga espléndidamente por una noche frenética al año, y una española atacada de crisis toma la carne de estos muchachos de la vida como si fuese un escaparate de outlet de hace dos temporadas. Aparte que le sacan más rendimiento a los vinos de verano que beben las primeras, que al cava pasado por champagne de las segundas. A casi ningún chapero les gusta el champagne, bueno excepto a los rusos que lo mezclan con vodka y en los genes llevan todos a un ruso blanco de Boris Pasternak, pero si les pierde la naturalidad de la viuda de un ferroviario inglés. Mientra una inglesa, puesta en vino, le gusta bailar la bachata, una española de dedos enjoyados con reliquias familiares se ponen melindres con Frank Sinatra y le susurran al oído al chulo de turno esa sandez de dime que me quieres aunque sea mentira. Las españolas son muy de Gala y las inglesas en trance meridional son más Lady Chatterley, pero vista por el porno duro, que no tiene nada que ver con la novela de D.H. Lawrence.
Así, que se me pone difícil llevar este verano una crónica social. Aunque prometo que si no les cuento los grandes saraos, por inexistencia de los mismos, haré un exhaustivo reportaje de las fiestas patronales, que de temporada en temporada tienen lo suyo.

Be Sociable, Share!

3 Comentarios a “De repente el verano de la crisis”

  1. Gravatar Leda Numa Dice:

    6 julio, 2009 a las 14:11

    Sarita, querida, si crees que te vas a librar de dar explicaciones de tus ausencias con escaqueos a base de Tennessee Williams, te equivocas. Ya hablaremos.

    Por cierto, guapa, ya que parece que tienes intención de hacer crónica social este verano, te propongo un poco de periodismo de investigación: ¿qué sabes de una epidemia de mozuelas treintañeras con ínfulas, que se dedican a hacer la competencia a las damas longevas? No digo a las de Manchester, que esas siempre tienen su público, digo a las enjoyadas comme-il-faut.

    Yo es que salgo poco, pero me ha llamado una amiga tan horrorizada que parecía que hablase de un brote de la gripe porcina-mejicana-nueva-A.

    Dime algo, anda, que no tengo ganas de taparme los labios con una mascarilla, después de lo que me han costado.

  2. Gravatar Sarita Lasauria Dice:

    6 julio, 2009 a las 15:15

    Of course, haberla, hayla. Me refiero a esa pandemia de la treintena que ha dado en competir con las damas tragayogures, y que puede ser más terrible que la porcina, al menos para los sentimientos de estas señoras que es su último estertor de creerse deseadas deben estar avizoras ante usurpadoras que se valen de tener 20 años menos.
    Estoy en ello, querida Numa,y conozco a alguna afectada por esta plaga de chiquitas bomboneras metidas en los treinta que quieren competir con nuestras longevas enamoradas. También pasa en el genero masculino, tanto hetereo como gay.
    Las de Manchester no son competencia. ya que son pajarracas de lowcost, pero las peores son las autóctonas o de cercanías: estas son empecinadas.
    Al caso, otra amiga, a la que llamaremos Pompeya, me acaba de llamar por el mismo tema. Pero os quiero dejar claro a todos y todas que esto es crónica social y no consultorio sentimental. No obstante, siempre que sea periodismo de investigación intentaré contestar a vuestras dudas.

  3. Gravatar mariachi Dice:

    7 julio, 2009 a las 11:28

    Si ustedesd quieren nosotros somos muchos y dispuestos a complaser a señoras nesesitadas de cariñotes. Estamos de gira por España y tocamos en Marbella la segunda quinsena de julio. Aqui llevan mi email de contacto, para usted y sus amigas. Nos guachingamos por masorquitas madurotas. Un beso bigotudo

Publicar un Comentario