Un madrigal

Tenía algunas palabras anotadas en los folios que se van amontonando en este rincón de la mesa, para hablar de ellas según iban apareciendo: ‘traccionar’, ‘escenario’, ‘poner en valor’, y otras curiosas y peregrinas expresiones machaconamente usadas.

Pero se cruzó este precioso madrigal:

Madrigal del poeta y la bañista

Brilla el sol, flor amarilla,
que se desmaya en su cuello,
mientras lame el mar su sello
en el sobre de la orilla.
Qué delicada puntilla
va de la rodilla al pecho
y vuelve, encaje deshecho,
de su pecho a la rodilla
mientras finjo, en mi sombrilla,
que escribo (el mar, al acecho).

Su autor es Blas Muñoz.

El madrigal es una composición, un género literario, que ha de ser breve, sutil, ingenioso. Pero además ha de tener un poso de pensamiento y emoción. Liviano, pero no frívolo. El madrigal de Blas Muñoz es perfecto, como dijo el jurado del premio Fray Luis de León.

A Blas Muñoz lo conocí hace muchos años. En Valencia. Nos reencontramos hace un par de inviernos gracias a amigos comunes, y gracias a Internet seguimos en contacto. Por eso supe de este madrigal. Por eso sigo sabiendo de tan viejo amigo.

Dije que el madrigal ha de ser breve, sutil e ingenioso. Las dos primeras metáforas, el sol, ‘flor amarilla / que se desmaya en su cuello’, y la playa como un ‘sobre al que pone sello el mar’, son originales, e imprevistas.

La aparición de la bañista se ofrece desde la sutileza y la sugerencia, no desde la descripción.

El pensamiento, la actualidad del poema, su guiño irónico, su hondura, está en los versos finales: ‘mientras finjo en mi sombrilla / que escribo (el mar, al acecho)’. Recordé, leyendo este madrigal, como le pasará a algún otro quizá, el poema de Gil de Biedma, ‘¿A qué vienes ahora, juventud, encanto descarado de la vida?’.

El madrigal de Blas Muñoz es tan rico que podríamos leer también: ‘mientras finjo en mi sombrilla / que escribo el mar, al acecho’. Tendría un sentido nuevo, igualmente coherente con sólo quitar el paréntesis final.

Para el juego conceptual, para la síntesis de las ideas, se usa el cruce de palabras (quiasmo), describiendo la ascensión y caída del encaje, de la rodilla al pecho; del pecho a la rodilla.

Y en ese mundo casi gongorino de desmayos y encajes, la rabiosa actualidad de la sombrilla playera.

Perfecto.

Fotografía: Isabel Huete, De puertas adentro

3 comentarios en “Un madrigal

  1. Ya empezaba a echar en falta sus artículos. Muchas gracias por darnos a conocer esta composición y este poeta, esperamos más…

  2. No sabe cuánto agradezco su interés y me alegro de que le gustara, como a mí, ese madrigal.

    También aprendo mucho de sus siempre exactas precisiones cuya sinceridad le agradezco.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>