Hacer de un arroyo un río

rioEso decían en Roma de quienes exageraban: E rivo flumen facere. Y eso hicimos después algunos pueblos europeos, convertir la palabra rivus, ‘arroyo’, ‘riachuelo’, en río. Flumen, la palabra latina con la que los romanos llamaban a sus ríos, desapareció.

Algunas palabras derivadas de río (rivus), tuvieron curiosos cambios de significado muy alejados de la idea original de ‘corriente de agua’.

Así, rival fue en su origen lo que crece o vive en las proximidades de un arroyo, lo cercano a un riachuelo (rivus); luego sería el que vive en la otra orilla, el de enfrente, un rival.

Derivación, además de su significado general de deducción, ‘separar una parte del todo’, conserva todavía en el DRAE ese origen fluvial. ‘Como el agua que se saca de un río para una acequia’, dice el Diccionario que es la derivación. Derivar era separar un cauce en dos, e ‘ir a la deriva’, es navegar a merced del viento o la corriente. En todas estas palabras, rival, derivación, deriva, fluye un ríachuelo (rivus).

Flumen es una palabra que procede del verbo fluo, ‘fluir’. De ese verbo tenemos algunas palabras en español. Una de ellas es fluor, que tuvo en su origen el significado de ‘fluido’, ‘diarrea’. El DRAE no recoge ya ese significado primitivo de fluor, pero lo define como ‘gas de color amarillo verdoso y olor sofocante’.

Lo que fluye, el agua por ejemplo, no es estático. Una corriente de agua avanza, retrocede, se pierde bajo tierra, atraviesa la materia sólida, se desborda de su cauce. Algunas palabras procedentes del primitivo fluo, ‘fluir’, llegadas hasta nosotros recogen esas acciones, otras han cambiado de significado. Influir (in-fluir), ‘fluir en dirección hacia’, pasó a ‘ejercer predominio’. Otras se perdieron, y así no tenemos un verbo interfluir para indicar el hecho de que un ‘río separe dos territorios’, ni un perfluir, ‘pasar un líquido a través de’, ni un prefluir, ‘deslizarse el líquido por delante’, pero sí tenemos refluir, ‘fluir en sentido contrario’, y reflujo como lo opuesto a flujo.

De igual manera no tenemos un verbo subterfluir, ‘deslizarse por debajo’, pero sí un adjetivo, superfluo cuyo origen es un verbo, superfluir, ‘desbordarse’, ‘resultar innecesario’.

Todas estas palabras proceden de los ríos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>