Escenarios

Escenario es una palabra bastante reciente. Corominas data su aparición por primera vez en el Diccionario de la Academia de 1843. También Serrano Munguía da su aparición en esa fecha. Pero en la excelente página web de la RAE http://www.rae.es/rae.html aparece ya en el Suplemento de la edición del Diccionario de 1837. Escenario: Escena; ‘el sitio en que se hacen las representaciones dramáticas’. La definición de 1843 es más concisa. Escenario: ‘Escena, por el tablado etc.’

Corominas y Serrano Munguía recogen su significado primitivo de ‘choza’, ‘tienda hecha de ramas’. Por eso San Isidoro de Sevilla dice que la escena se llama así ‘porque representa el aspecto de una casa’.

En la última edición del DRAE disponible en la página de la Real Academia, la cuarta acepción de escenario es: ‘Conjunto de circunstancias que rodean a una persona o un suceso’. Por eso decimos ‘el escenario de la infancia’, o el escenario o la escena del crimen’.

Pero ahora hay un abuso de la palabra escenario con ese significado de ‘conjunto de circunstancias’. No creo que pase un sólo día sin que la oigamos en los noticiarios o la leamos en los periódicos varias, muchas, demasiadas veces.

Encuentro en Google muchas frases donde la palabra escenario aparece en el ámbito de la educación.

Tomo algunas sólo como ejemplo entre las que leí. ‘El nuevo escenario de la educación superior’, dice un titular. O sea, las nuevas circunstancias de acuerdo con la acepción cuarta del DRAE. ‘La escuela como escenario de participación’, es decir: ‘La escuela como lugar, o si se quiere, sistema, ocasión para la participación’. Menos confuso y pretencioso que escenario.

El lenguaje político que también tiende a la pretensión, a la confusión y a la pedantería lingüística está lleno de escenarios. ‘Participación juvenil en el escenario político’, leo. ‘Participación juvenil en las actividades políticas’, me traduzco. O esta referencia: ‘Informe Semanal analiza el escenario político tras la sentencia del Tribunal Constitucional’. Sustitúyase ‘escenario político’ por ‘circunstancias políticas’ y verá que bien se entiende. Es abrumadora la presencia del escenario en el lenguaje político. Basta con teclearla en Google, como dije.

En algunas ocasiones, el uso de la palabra escenario es tan caprichoso que el mensaje no se entiende. ‘El escenario es noviembre. Los golpistas de Honduras manejan un escenario clave’. Escenario quiere decir aquí, claro está, fecha. ¿Para qué esa absurda sustitución?

Leo, con pasmo, este titular de un trabajo académico: ‘Nuevo escenario de socialización del lenguaje: el chat y los adolescentes’. Y a continuación su título original en inglés: ‘Las nuevas tecnologías de comunicación y sus efectos en el lenguaje escrito de los adolescentes’. ¿Era preciso el escenario que más parece andamio?

Y la última y mejor: ‘Camps vuelve al escenario de la Gürtel’. ¿No suena al escenario del crimen?

Cura ut valeas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>