El pensamiento circular

castelao

Mi amigo Paulino Álvarez, orensano de pro, anda muy disgustado con las declaraciones de Rosa Díez sobre la galleguidad intelectual de Zapatero. Al preguntarle a la política para que diera una opinión breve y rápida del Presidente, dijo que si no fuera leonés, sería gallego, refiriéndose al parecer a ese tópico que dice que, si te encuentras con un gallego en el rellano de la escalera, nunca sabrás si baja o si sube, por la natural reserva que se les atribuye.

Estos lugares comunes se aplican a los vecinos. Los gallegos son astutos como los vascos fanfarrones, los andaluces perezosos y los catalanes tacaños. Es conocida la anécdota, la leí aplicada a Chesterton pero he visto que también se le atribuye a Churchill, quien al preguntarle qué opinión le merecerían los franceses, contestó: ‘No puedo opinar, no los conozco a todos’.

Al parecer la gracia de Rosa Díez ha molestado a algunas personas, entre otras, y mucho, a mi buen amigo Paulino. Yo creo que nos estamos volviendo muy susceptibles en lo tocante a nacionalidades e identidad. Ya no se puede decir de una persona que es negra y americana, sino ‘afroamericano’, o de otra que es china, sino miembro de la etnia china, y España es también tabú y se nombra a este pedazo de tierra como ‘el estado español’ o ‘las otras nacionalidades’. Resulta tan artificioso y, sobre todo, tan innecesariamente complicado.

Hace unos días viajé por Portugal y Galicia. Creo que el desconocimiento, un poco altivo, me parece, que tenemos de la vida y de la cultura de nuestros vecinos de al lado -nos separa un delgado tabique que recorre media península- es más preocupante y vergonzoso que estos tópicos jocosos con que los vecinos se han definido, siempre, los unos a los otros.

En Galicia me contaron una viñeta de Castelao, gallego de pro, que ironizaba sobre sus convecinos. Un paisano se encuentra con otro al que acompaña un perro famélico. ‘Hombre’, le dice, ‘¿cómo no das de comer a ese pobre animal?’ ‘Para lo que trabaja’, le contesta el paisano. ‘Entonces’, le sigue recriminando el amigo, ‘¿por qué no te desprendes de él?’ ‘Para lo que come’, le contesta el paisano gallego.

El pensamiento circular. ¿No es envidiable esa maestría? Cómo se puede definir mejor y con más gracia, aunque Castelao no fuera andaluz, que somos los obligados a ser graciosos por ADN, al parecer.

Un comentario en “El pensamiento circular

  1. Tengo que darte las gracias Tomas, no sólo por el blog, por públicar mi cabreo por las palabras de la Ilustre diputada Doña Rosa Díez. Para todos los lectores de este fenomenal blog considero necesario explicar lo del cabreo. Yo un hombre de campo más que las amapolas y orensano de pro, no me encabree por que esa señora dijera que si nuestro presidente si no fuera leones era gallego no ,me subio el cabreo por que la susodicha diputada dijo “Zapatero es gallego en el plano más despectivo del término. Pues bien lean ustedes lo que significa gallego en el sentido más despectivo del termino y despues lo comentamos. Ya basta de tanto chovinismo barato señora, tendrá usted que explicarnos si estas afirmacinones tan ramplantes entran dentro de su orquestada campaña o las aprendio en el Parlamento Europeo donde usted tengo entendido solamente fue a vaguear. Marchese a Estransburgo señora y trabaje como trabajaron todos los gallegos que salieron al exterior y cuando lo logure comparenos. Tomas un gran abrazo de tu gallego Paulino Alvarez González.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>