jueves, 21 de marzo de 2019     Síganos en:      

Costa Digital

Los propietarios de Carmenes del Mar en La Herradura temen ser desalojados de sus viviendas ante "el peligro de derrumbes"

12 de julio del 2013

Imprimir Noticia | Hay 1 comentario a esta noticia

Un total de 416 familias temen ser desalojadas de sus viviendas en Almuñécar (Granada), en una zona residencial en el Cerro Gordo de La Herradura, ante el "peligro de derrumbes", lo que achacan a una "deficiente construcción" que, ya desde 2005, ha provocado el "levantamiento de suelos, así como el desprendimiento y la rotura de muros de contención".

   En declaraciones a Europa Press, un portavoz de los afectados ha relatado que para la mayoría de las familias es su primera vivienda y hasta la fecha ya han sido demolidas tres que estaban ocupadas, aunque se espera que en los próximos meses sigan surgiendo nuevos procesos de demolición, ya que algunas "presentan graves deficiencias".

   Los afectados, unos 2.000, acusan de esta situación al Gobierno andaluz y al Ayuntamiento de Almuñécar, por "permitir a una promotora urbanística levantar cientos de viviendas sin utilizar técnicas de construcción adecuadas a la inestabilidad del terreno".

   De hecho, afirman que el Ayuntamiento de Almuñécar "no recepcionó" en aquel momento la urbanización a su término por los defectos constructivos que presentaba, pero tampoco exigió a la promotora la reparación de los desperfectos" en la zona residencial, que cuenta con 416 viviendas distribuidas en seis urbanizaciones englobadas bajo el nombre de Cármenes del Mar.

   Acusan además al Gobierno andaluz de ser conocedor de estos hechos y de "abandonarlos a su suerte", alegando "que no tiene competencias" en este asunto. Todo ello, añaden, pese a "haber interpuesto varios recursos contencioso-administrativos contra las licencias de construcción dadas por el Ayuntamiento de Almuñécar" y "no ejecutar" las sentencias que anulan 91 de ellas.

   Las familias han iniciado acciones legales "con el fin intentar salvar" sus casas y reclaman a las administraciones que pongan en marcha el procedimiento de ejecución subsidiaria, de modo que se restablezca la legalidad urbanística con la ejecución de la obra de rehabilitación por parte de la administración, quedando los costes a cargo obligado del promotor.

   Asimismo, solicitan, entre otras medidas, la declaración de emergencia para esta zona residencial para garantizar que la obra se realice a la mayor brevedad posible.
JUNTA Y AYUNTAMIENTO

   El concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Almuñécar, José Manuel Fernández, ha señalado, en declaraciones a Europa Press que se trata de un problema "grave" de deslizamiento "constante" del terreno que la actual corporación se "encontró" cuando accedió al gobierno municipal en 2011, momento en que dio traslado a la Junta y al Estado en busca de "ayuda".

   Desde entonces, según ha relatado, el Consistorio realiza un seguimiento periódico de las viviendas para controlar el deslizamiento y se han desalojado varias por problemas estructurales, tomando "siempre que ha sido necesario las medidas para garantizar la seguridad de las personas".

   El edil relata que el Consistorio no tiene medios económicos para arreglar esta situación heredada de anteriores corporaciones, lo cual requeriría una inversión de varios millones de euros, además de que no es de su competencia, como a su juicio demuestra el hecho de que esta entidad no esté implicada en las acciones judiciales emprendidas por este asunto.

   En el mismo sentido se ha pronunciado el delegado de Fomento y Vivienda de la Junta en Granada, Manuel Morales, quien matiza que el encargado de velar por que la obra se desarrollara conforme al proyecto presentado al Gobierno andaluz, "que era correcto", y de que se recepcionaran los trabajos en aquel momento era el Ayuntamiento de Almuñécar.