martes, 19 de septiembre de 2017     Síganos en:      

Costa Digital

Especial Hosteleía

Francisco I. Revisando un clásico

Ruta de ocio Más»

Desayuno con tapas

¿Estás de vacaciones? ¿Hoy no tienes que trabajar y te levanta tarde? En Almuñécar Gastronómica le proponemos un plan Más»

Una parada en La Barrica

A Antonio Ruiz Vargas le siguen llamando “El niño”, aunque hace tiempo que dejara de ser aquel aprendiz de camarero en su natal Salar, donde con trece años se inicio como currante. Y “El niño”, nos explica algunas claves de su establecimiento de La Herradura Más»

Costa Digital en La Trastienda

.
Más»

Guía de ocio

Reciclan los tapones de corcho de botellas de vino para decorar

Imprimir Noticia

La crisis impone austeridad, pero también algo que parece desconocer la clase política: imaginación. Esta misma semana el triestino Claudio Magris hablaba en una entrevista del atraso de los políticos frente a la velocidad con la que la sociedad se transforma, cosa que puede parecer un desapego de los segundos con respecto a los primeros. No obstante, siendo la política siempre un acuerdo nivelador y necesario en el devenir democrático, es cierto que termina siendo la sociedad la que impone su rumbo, o al menos lo intenta. Las crisis económicas, productos casi siempre de profundos desajustes macroeconómicos que afecta a todos los sectores, ofrecen numerosos ejemplo de ellos en la imaginación de muchos empresarios que intentan inventar nuevas fórmulas para sus negocios a fin de encarar el desajuste financiero de sus cuentas y aguantar la vela en su palo. Muchas veces crean un estilo que será la marca de su futuro.

Y en ese pequeño gran esfuerzo imaginativo encontramos en Almuñécar un restaurante que abierto en plena crisis económica está sabiendo capear el temporal con audacia, imaginación y empeño. Hablamos de La Ventura que si ya nos ha sorprendido con la relación calidad precio de sus menús de mediodía, sus actuaciones de flamenco en la noche de los jueves y su intento (están en ello) de crear una enoteca con carácter, nos sorprende ahora con una propuesta decorativa donde el tapón de corcho de la botella de vino se plantea como elemento decorativo de sus espacio.

Trabajo de chinos en su minuciosidad, con excelente resultado, es el logrado  por Fernando Guerrero y Rafa Martín Muro, que corcho a corcho hasta sumar la friolera de 11.000 han creado un zócalo que reviste buena parte de las paredes de su local y que avisa que se convertirá en breve en un espacio de la divulgación de la 'cultura enológica' y por esta razón sea frecuente que se realicen catas de vino, rondas de degustación y tertulias relativas al mundo del vino. Por el momento, ya están los corchos.

Más información: La Ventura, patio andaluz