sábado, 24 de agosto de 2019     Síganos en:      

Costa Digital

¿Percibimos nuestro estado actual como auténtico?

06 de julio del 2019

Autor: Bruno Wolf



Cuando observamos una fotografía antigua de un lugar con el que guardamos relación nos estamos poniendo delante un espejo, contraponemos nuestras concepciones con otras del mismo lugar separado por un espacio de tiempo. Valoramos tanto lo que estamos viendo como lo que ya conocíamos, es decir, estamos alterando nuestra concepción de un lugar particular.

Esta nueva perspectiva nos permite dar sentido a muchos aspectos que anteriormente no habríamos sido capaces de señalar. En esa contraposición resulta especialmente fácil distinguir los espacios y todos los elementos que los componen, podremos entender la manera en la que se han generado, y finalmente valorarlos.

Pero volvamos a esas fotos antiguas. Las más queridas suelen ser de escenas urbanas que parecen haber sido compuestas cuidadosamente como un cuadro, perfectamente acotadas, donde nada parece superfluo y cada elemento ocupa su lugar preciso.

Si solo nos dejamos llevar por las formas aparentes acabaremos rápidamente en la noción romántica de lo pintoresco, ampliando las miras la concepción de auténtico parece más adecuada.

¿Pero qué tiene que cumplir algo para que nos atrevamos a designarlo como autentico? Podríamos decir que lo auténtico es lo verdadero, pero lo verdadero no conlleva necesariamente lo auténtico, además de que hay cosas que no son verdaderas, pero si auténticas. Decir que autentico es aquello de lo cual tenemos certeza de su autor es una concepción demasiado limitada. También nos quedaríamos cortos si afirmáramos que autentico es aquello que es lo que dice ser. Debe de ser autentico aquello que obra por su propia autoridad, aquello que responde ante sí mismo, de primer orden. Algo autentico tendrá entonces que responder a su propia razón de ser.

Cuando vemos esas fotos, vemos solo una instantánea en el tiempo de ese lugar, un estado finalizado de un proceso ,la concepción de lo pintoresco nos puede hacer pensar de que tal lugar sale de la mente de un creador que ha moldeado la realidad conforme a un ideal, pero la realidad es que lo que vemos es la suma de un proceso reiterativo de continuo ajuste que va aproximando una solución al problema  mucho más rica y precisa que cualquiera que se podría haber planteado en un principio.

Esta arquitectura no es una arquitectura formal, no hay proyecto, no existe un principio y final ni un autor que la suscriba. Mas bien es la suma a lo largo del tiempo de actuaciones que responden de manera eficiente a los desafíos que se plantean a sus habitantes. Esta reiteración se caracteriza por el ensayo y error, donde se reconoce el entorno y cada actuación que es concebida para solucionar un problema concreto, posteriormente será valorada y las que no funcionan serán desechadas. De esta manera se va avanzando en pos de una solución eficaz lo más cercana al potencial máximo que permite el contexto. El resultado son soluciones que responden plenamente a su razón de ser, es decir auténticas.

La autenticidad parece ser algo inevitable ¿Pero entonces, percibimos nuestro estado actual como auténtico?

Antiguamente la falta de medios no permitía la falta de rigor, las posibles soluciones a un problema eran limitadas y tomar opciones que no fueran eficientes simplemente no era viable, después de todo eran los propios beneficiaros los que encargados de tomar y ejecutar las decisiones. Si se hacía algo, se hacía porque era necesario y se aplicaba el mejor criterio disponible fundamentado en la experiencia anterior.

A partir de la segunda mitad del siglo XX, la introducción de la energía barata, el acceso al mercado industrial global y la economía financiera aumentó exponencialmente las posibles soluciones.  Si antes había dos o tres formas de construir una casa, hoy en día no hay límites. Cuando antes se abría una calle se hacía por la imperante necesidad de dar acceso a un lugar, ahora se hace suponiendo que en un futuro será necesaria. Si antes se adquirían los bienes con el fruto del trabajo ahora se hace en base a beneficios futuros supuestos.

En un estado de tal excitación las ineficiencias se multiplican. Las soluciones antiguas ya no sirven, la identidad colectiva deja de ser válida y hay que crear un nuevo criterio.

La pregunta de si es o no autentico nuestro estado actual, y por qué, le corresponde a cada ciudadano. Además, es imprescindible, conforme a lo aquí expuesto, que los ciudadanos tomen conciencia de su papel dentro del proceso de creación diferencial aquí expuesto.

Artículos de Opinión

Revisión del PGOU de Almuñécar

Javier García


El vigente PGOU de Almuñécar es desde hace tiempo un instrumento insuficiente para dar respuesta a las demandas urbanísticas del municipio. Aprobado hace 32 años, ha superado con creces el periodo razonable de vigencia y demostrado señales evidentes de agotamiento del modelo al que debe aspirar el municipio de cara al futuro. A ello se une la necesidad de contemplar la adecuación a las diferentes legislaciones urbanísticas [...]  Más»

El barrio de los Marinos y la necrópolis fenicia del cerro de San Cristóbal

Elena Navas

El barrio de Los Marinos en construcción obra del arquitecto Rafael de la Hoz


Esta es una historia que tiene como fondo a marinos fenicios y a marinos sexitanos actuales, ambos coincidirán en el mismo espacio y en el mismo mar, con 2.800 años de diferencia. Pero antes de empezar nuestro Paseo por el Tiempo, tenemos que detenernos a dar un pésame por la muerte de [...]  Más»

EL NAUFRAGIO DE LA ARMADA EN LA HERRADURA (1562)

Elena Navas



El Paseo por el Tiempo, en esta ocasión, transcurre por La Herradura, una de las bahías más bonitas de todo el Mediterráneo, y a la vez, escenario de una gran tragedia, sucedida en el s.XVI, y que fue silenciada en su momento por intereses políticos y militares de la época.

Frente a la playa de La Herradura, ocurrió uno de los naufragios más grandes sufridos [...]  Más»

Encuestas, algoritmos, “fistros”

Tomás Hernández


Las encuestas son una realidad nunca concretada, un deseo incumplido, una dicha inalcanzable. Raras veces las encuestas se cumplen; y es peor, asustan a los agraciados y enseguida renuncian a los pronósticos. Le ocurrió al prócer Felipe González, el clandestino Isidoro, que pasó del ingenioso lema “OTAN, de entrada no” a colocar a su colega Solana de secretario general de esa misma organización detestada. Cuando, bajo su [...]  Más»

A todos y cada uno de vosotros gracias

Olga Ruano


No sé qué decir ni cómo hilar las emociones que me habéis provocado. Tantos agradecimientos y reconocimientos que han llegado a alarmar a algún conocido alejado de estas tierras, pensando éste que yo era presa de alguna dolencia. Ya sabéis, nuestro país es muy dado a las alabanzas cuando uno ha entregado la cuchara o le queda un telediario.
Ocho años magníficos que me habéis brindado para, [...]  Más»

La producción de azucar de caña; los trapiches, aduanas e ingenios en Almuñécar

Elena Navas


Almuñécar, nombre que procede de al-munakkar, la fortaleza de “la colina”, así la llamaron los musulmanes del s. VIII, que por su privilegiada ubicación, se ve favorecida por el mar y por dos ríos de agua dulce en abundancia, el rio Seco y el río Verde, la convierten en un territorio de temperatura agradable y muy fértil para la agricultura, al estar protegido entre montañas, resguardado de [...]  Más»