viernes, 20 de octubre de 2017     Síganos en:      

Costa Digital

Aragón, hable con ella

13 de abril del 2016

Autor: J Celorrio


El asunto de los Más Almuñécar la Herradura y su llave de gobierno se está convirtiendo en un roman a clef. Uno porque habla mucho en los cafés, para eso es encargado de comunicación, y el otro porque no habla nada, para eso es concejal, han convertido para algun@s la semana en una comedia entretenida, pero con visos de drama a lo Almodóvar en su Silencio que era como en realidad se iba a llamar la vigésima película del manchego que ha terminado por ser Julieta. Boyero le vuelve a dar parpelo otra vez en su crítica siempre esperada en El País. Entre quienes la han visto ya hay división de opiniones. Pasa lo mismo en Más ¿Lo ven?

Hable con ella y él hablo y dijo lo que tenía que decir: "¿si lo dice él?". Y es que a veces Aragón parece galleguiño en sus salidas a preguntas que no le interesan. Menos mal que en el desafío Pikaeras no le inquirieron por el tema, que era metáfora de estilete y hasta para seguir con Almodovar aquella aguja asesina de la película Matador, habría parecido cachondeo con el vocablo picaera de por medio, y hay quien la información la hace buscando el lado bloody mary del asunto y poniendo a la comedia esa seriedad del asno que empalaga.
 
También Aragón podría haber contestando con el estribillo de una canción de Fangoria que dice "No quiero más dramas en mi vida, sólo comedias entretenidas". Y santas pascuas. Pero el edil... Bueno tampoco me importa mucho lo que haya dicho el edil, francamente. Me importa lo que hace, y a las pruebas de este fin de semana me remito: dos encuentros deportivos y lleno absoluto.
 
Yo desde aquí le pregunto abiertamente: Señor Aragón ¿se encuentra usted como alcalde en el caso que prosperara una moción de censura? Lo que conteste Aragón es cosa suya, pero seguro que quien quiera interpretaciones las encontrará y vislumbrará en su cuento de la lechera un futuro a la carta. Vamos a esperar y dejemos a Aragón que se pregunte ¿Qué he hecho yo para merecer esto o Átame o La ley del deseo?. Mientras, los otros siguen Entre tinieblas en La piel que habito. Lo mío es La mala educación. Lo ven, me sale Almodóvar por todos lados, menos en lo de Panamá.

Aragón, Hable con ella. Y por cierto, que de la herencia recibida tiene usted un ficus por el P-4 cuya raíz amenaza con invadir la acera, el vial y hasta la calle. Realmente era de esto de lo que quería escribir, así qué..., comunicado está y con fotografía que me ha mandado un lector para quien importan estas cosas y no otras del politiqueo local que dice uno en un comentario.

Artículos de Opinión

Un bar en la esquina

Tomás Hernández


    El bar era un cuarto pequeño con una barra de madera oscura y una estantería que alguna vez fue verde,  con unas pocas botellas mortecinas de etiquetas borrosas. En un rincón de la escueta barra hervía el agua en una especie de samovar casero; un cilindro de metal con un grifo dorado en la base. En una copa grande, nunca en vaso, Pedro, “El Aguardentero”, echaba [...]  Más»

Sería un detalle

Juani Boto

Últimamente me han preguntado varias personas qué está pasando en el ayuntamiento. Que se está hablando mucho de una moción de censura, que cómo Luis Aragón va a cometer esa locura, que si Novo no para de enredar…Obviamente, la gente que me pregunta a mí, muy benavidistas no son.

El caso es que algunas de las personas que me han preguntado, me decían enfadados: como vosotros apoyéis [...]  Más»

Aragón, hable con ella

J Celorrio

El asunto de los Más Almuñécar la Herradura y su llave de gobierno se está convirtiendo en un roman a clef. Uno porque habla mucho en los cafés, para eso es encargado de comunicación, y el otro porque no habla nada, para eso es concejal, han convertido para algun@s la semana en una comedia entretenida, pero con visos de drama a lo Almodóvar en su Silencio que era [...]  Más»

Esclerosis

Francisco Cervilla

Abatido ante el desastroso ensayo de una de sus obras de teatro, Mihail Sebastian (Rumanía, 1907-1945) escribía en su Diario: “Nadie interpreta nada. Cada uno viene con sus gesticulaciones, con sus quejidos, con su tos de casa y lo aplican en el papel que están representando. Eso es todo”.

Se refería el escritor rumano a la apatía del actor por el texto, al desinterés por el personaje [...]  Más»

Cuando pica la medusa

Javier Celorrio

¿Vuelve el calor? Es lo primero que me pregunto al despertarme. Hoy no siento el alivio fresco de ayer, decir alivio es decir acaso un grado menos, cuando al abrir la ventana una brisa de amanecer pareció advertirme que el día no tendría advocación de San Lorenzo con parrilla incluida. Pero hoy, el santito espetado y del que en estos días se celebrará onomástica, quiere que sepamos de [...]  Más»

El duelo en tiempos obscenos

Francisco Cervilla

En la época de los realitys televisivos, cuyos participantes, en ausencia de pudor propio y ajeno, muestran los aspectos más íntimos de su vida, hablar de la muerte se ha convertido en un hecho obsceno.
La muerte, señala el historiador francés, P. Ariès, “se ha convertido en un tabú, en algo innombrable”. Igual que antiguamente sucedía con el sexo, no se debe hablar de ella en público, ni [...]  Más»