lunes, 14 de octubre de 2019     Síganos en:      

Costa Digital

El duelo en tiempos obscenos

20 de agosto del 2015

Autor: Francisco Cervilla


En la época de los realitys televisivos, cuyos participantes, en ausencia de pudor propio y ajeno, muestran los aspectos más íntimos de su vida, hablar de la muerte se ha convertido en un hecho obsceno.
La muerte, señala el historiador francés, P. Ariès, “se ha convertido en un tabú, en algo innombrable”. Igual que antiguamente sucedía con el sexo, no se debe hablar de ella en público, ni forzar a otros a hacerlo. El título mismo de este artículo aleja a eventuales lectores.
Pero el hombre, para hacerla soportable, inscribe la muerte en la vida. A ese proceso responde el tiempo de duelo. Dolor por una pérdida irreparable a la vez que desafío a la subjetividad.
En este contexto discursivo paradójico, de aspiración a una protésica felicidad, la censura social recae sobre el duelo, privando al sujeto en duelo de los recursos para restituir sus coordenadas simbólicas, quebrantadas por una pérdida irreemplazable. La farmacopea ocupa ahora su lugar.
No hablamos en términos absolutos. No es igual para todos. Para el artista, por ejemplo, su obra creativa puede ser la vía por la que tramitarlo.
Mucha literatura ha sido escrita bajo el tiempo del duelo.
El dolor de W.H. Auden, al fallecimiento de su compañero, palpita en su estremecedor Blues funerario, que adquirió notoriedad al ser recitado en una emotiva escena de la película Cuatro bodas y un funeral. El poeta puso palabras al agujero que se abrió en su existencia. Todo perdió sentido para él. En su poema clama por parar el tiempo, apagar el fulgor de las estrellas y silenciar la música, exige esconder la luna, derribar el sol, vaciar la inmensidad de los océanos o barrer los bosques En ese tiempo nada en el mundo le servía para nada, salvo el hecho mismo de escribir sobre el abatimiento de su universo.
Richard Ford se enfrentó a la muerte de su madre escribiendo sobre ella. Consiguió un relato contenido, cuidadoso con su intimidad y eficaz en su objetivo: recuperar del olvido la historia común, dejar testimonio de su existencia, retrasar la supresión de sus huellas -tan frágiles siempre- en este mundo. No escribe una novela sobre el mito familiar para taponar su duelo. Por el contrario, las preguntas del escritor sobre su madre y los atisbos de respuestas, rastrean el deseo que la habitó más allá de su papel materno. Algunas preguntas le quedan abiertas, sin posibilidad de conclusión.
Esa breve memoria sobre su madre, la que él contenía sobre ella, es una muestra de gratitud y respeto a la mujer que también fue. No sólo madre. O no toda madre. El deseo que la humanizó, y la humaniza para él, fue la condición para perderla. Entregarla a la muerte una vez muerta, aun sabiéndola insustituible.
Sólo ese acto, doloroso, dilatado y a la larga calmante, permite finalizar un duelo: cederle a la Parca lo que ha quitado.

Artículos de Opinión

¿Quo Vadis?

Max Estrella

Vuelvo a permitirme la licencia de utilizar el titulo de una película, para encabezar o titular mi pequeña reflexión de hoy. Mas que nada me interesa la traducción del titulo al castellano, ¿A donde vas? Y yo añadiría “triste de ti” como decía la famosa canción también relacionada con el cine...y se la haría al PSOE de Almuñécar, un partido fundado hace mas de cien años, que siempre [...]  Más»

El Relato

Tomás Hernández

Algunas modas verbales tienen un éxito rutilante y casi siempre efímero. Sería larga la lista de palabras y expresiones en desuso que, sin embargo, fueron tan usadas por todos durante tanto tiempo.

    Hoy la palabra de moda es “el relato”. No hay día en que no la leamos en los titulares de los periódicos o la oigamos en las tertulias, en las declaraciones de personajes públicos [...]  Más»

La Bóveda

Elena Navas



El Paseo por la Historia de hoy, más que paseo es una auténtica excursión, porque para realizar la visita de hoy vamos a tener que hacer auténtico senderismo, además de ir bien preparados, porque hay nada más y nada menos que 15 km de distancia, que vamos a recorrer caminando por un sendero con fuertes pendientes, pero muy bonito, ascendiendo poco a poco, en dirección al [...]  Más»

¿Votar? No, muchas gracias. Mi poder es mío

Isaac Cabrera Bofill


Cada cierto tiempo el pueblo es llamado a las urnas con el propósito de elegir gobierno y afianzar aún más los cimientos de esta falsa democracia en beneficio, por supuesto, de la élite. Digo falsa democracia porque es imposible negar la evidencia. Si han leído la novela de George Orwell, 1984, recordarán que el gobierno totalitario estableció y desarrolló la neolengua, una forma de manipular el lenguaje [...]  Más»

TodoSeDesvanece

LaColumnaDelLunes



Semana plomiza  con cielo denso en nubes que no se desploman en lluvia, pero de las que emana una gasa  de humedad que traspasa la ropa hasta llegar a la carne, sudando ésta como suda el aire y que cansa el cuerpo. Se extenúa el verano en estos días con color viejo y polvoriento de maquillaje que avaricia juventud y cuyo exceso logra el efecto contrario [...]  Más»

Buscando un concejal desesperadamente

Maz Estrella

Me he permitido la licencia de utilizar como encabezamiento de esta humilde reflexión, el título de una atroz película de los años 80 protagonizada por Madonna, llamada “Buscando a Susan desesperadamente”, seguramente por que tiene algo de poético y un leve toque agónico.

Nuestro querido “Califa” anda como loco por encontrar, como ya hizo en tiempos pretéritos, a un concejal que incline la balanza a su favor. [...]  Más»