domingo, 21 de julio de 2019     Síganos en:      

Costa Digital

Rodolfo Llinás da algunas claves sobre la investigación del Alzheimer

07 de mayo del 2009


El científico colombiano Rodolfo Llinás, catedrático de Neurociencia en la Universidad de Nueva York y asesor de la NASA, cree que es ahora cuando se empieza a entender cómo funciona el cerebro y cómo puede mejorar "el estado neurobiológico y psiquiátrico de la humanidad".

Llinás, que lleva cuarenta años estudiando el cerebro humano y el de otras especies, ha asistido al ciclo "Conciencia/consciencia" de la Fundación Marcelino Botín de Santander, donde explicó alguns bases neurobiológicas de la percepción de la realidad.

Para este investigador, considerado como el padre de la neurociencia y que ha sido propuesto por científicos españoles para el Premio Príncipe de Asturias 2009, ahora se vive un "momento precioso" porque se comienza a entender "cosas que antes no se entendían", basadas "en la ciencia dura, en la ciencia bien hecha y no tanto en hipótesis".

"Ha cambiado la percepción no sólo de cómo funciona, sino también de cómo se puede mejorar el estado neurológico y psiquiátrico de la humanidad", ha subrayado Llinás, quien ha destacado que se empiezan a entender los mecanismos de enfermedades como el Alzheimer y hay muchas posibilidades de que quienes lo padecen puedan mejorar. "Es el primer paso, ya sabemos dónde está el tiburón, lo tenemos arrinconado", ha añadido.

Las investigaciones de la neurociencia han aclarado que el cerebro humano y el de otros animales, desde el de los más cercanos como el resto de los mamíferos a los más alejados como los reptiles, tienen el mismo tipo de células y son "casi exactamente iguales".

"Siempre hemos pensado que somos los más bajos de los ángeles y es posible que seamos un grupo especial de animales. Como decía un amigo mío, no venimos de los monos, somos monos", ha explicado.

El cerebro ha evolucionado adaptándose a las propiedades de la tierra y por eso selecciona y percibe sólo aquello que puede ser importante desde el punto de vista de la evolución para desentenderse de lo que no necesita, como, por ejemplo, las ondas de radio o los ultrasonidos. "Si tuviéremos un cerebro que pudiera verlo todo, sería imposible vivir porque la cantidad de información es enorme", ha apuntado.

Llinás se ha preguntado en sus investigaciones cómo hacen los humanos para tener dentro de la cabeza el universo y la respuesta es que el único modo es hacerlo virtualmente.

Así, es el cerebro el que inventa la luz o los colores, que no existen fuera, como tampoco está fuera el dolor, y el que crea una realidad virtual.

El cerebro, que desde el punto de vista biológico se desarrolla hasta los 12 años aunque siga evolucionando desde el punto de vista cultural, empieza a deteriorarse a los 35, pero lo hace lentamente y se puede llegar a los 80 sin que el deterioro se manifieste, algo que no ocurre hasta que el daño llega al 20%.

Rodolfo Llinás es también el creador del magnetoencefalograma, que abre nuevas posibilidades para entender la psicopatología del cerebro, aunque, como muchos de los descubrimientos de la neurociencia, se encuentra con las reticencias de neurólogos y psiquiatras.

El investigador colombiano ha relatado como consiguió que un científico que puso en duda sus teorías cambiara de opinión, probando en él su descubrimiento, con muy buenos resultados.

Para Llinás, la investigación sobre los mecanismos del movimiento está muy madura, y se está avanzando en el estudio de las emociones, que es más complejo, pero el "problema más difícil" sigue siendo la subjetividad.

Artículos de Opinión

EL NAUFRAGIO DE LA ARMADA EN LA HERRADURA (1562)

Elena Navas



El Paseo por el Tiempo, en esta ocasión, transcurre por La Herradura, una de las bahías más bonitas de todo el Mediterráneo, y a la vez, escenario de una gran tragedia, sucedida en el s.XVI, y que fue silenciada en su momento por intereses políticos y militares de la época.

Frente a la playa de La Herradura, ocurrió uno de los naufragios más grandes sufridos [...]  Más»

Encuestas, algoritmos, “fistros”

Tomás Hernández


Las encuestas son una realidad nunca concretada, un deseo incumplido, una dicha inalcanzable. Raras veces las encuestas se cumplen; y es peor, asustan a los agraciados y enseguida renuncian a los pronósticos. Le ocurrió al prócer Felipe González, el clandestino Isidoro, que pasó del ingenioso lema “OTAN, de entrada no” a colocar a su colega Solana de secretario general de esa misma organización detestada. Cuando, bajo su [...]  Más»

A todos y cada uno de vosotros gracias

Olga Ruano


No sé qué decir ni cómo hilar las emociones que me habéis provocado. Tantos agradecimientos y reconocimientos que han llegado a alarmar a algún conocido alejado de estas tierras, pensando éste que yo era presa de alguna dolencia. Ya sabéis, nuestro país es muy dado a las alabanzas cuando uno ha entregado la cuchara o le queda un telediario.
Ocho años magníficos que me habéis brindado para, [...]  Más»

La producción de azucar de caña; los trapiches, aduanas e ingenios en Almuñécar

Elena Navas


Almuñécar, nombre que procede de al-munakkar, la fortaleza de “la colina”, así la llamaron los musulmanes del s. VIII, que por su privilegiada ubicación, se ve favorecida por el mar y por dos ríos de agua dulce en abundancia, el rio Seco y el río Verde, la convierten en un territorio de temperatura agradable y muy fértil para la agricultura, al estar protegido entre montañas, resguardado de [...]  Más»

Elogio de la Cultura

Carta colectiva a Olga Ruano

A todos los que firmamos esta carta nos habría gustado un acto más solemne que esta sencilla muestra de gratitud para reconocer la labor de Olga Ruano y su equipo al frente de la Concejalía de Cultura durante los últimos ocho años, pero respetando su deseo hemos elegido esta forma más sencilla y más abierta.

Enumerar sólo algunos de los actos más destacados de su gestión, sería [...]  Más»

¿Percibimos nuestro estado actual como auténtico?

Bruno Wolf


Cuando observamos una fotografía antigua de un lugar con el que guardamos relación nos estamos poniendo delante un espejo, contraponemos nuestras concepciones con otras del mismo lugar separado por un espacio de tiempo. Valoramos tanto lo que estamos viendo como lo que ya conocíamos, es decir, estamos alterando nuestra concepción de un lugar particular.

Esta nueva perspectiva nos permite dar sentido a muchos aspectos que anteriormente [...]  Más»