lunes, 23 de septiembre de 2019     Síganos en:      

Costa Digital

Especial Hosteleía

Desayuno con tapas

¿Estás de vacaciones? ¿Hoy no tienes que trabajar y te levanta tarde? En Almuñécar Gastronómica le proponemos un plan Más»

Costa Digital en La Trastienda

.
Más»

Tendencias Fin de semana/ Hosteleras a todo trapo

Cuatro negocios regentados y servidos por mujeres
Más»

Tendencias/Fin de semana

La Sirena/ Una imagen chic de Almuñécar Más»

Guía de Ocio Almuñécar-La Herradura

Tendencias
El karaoke, un bombazo en las noches sexitanas

Imprimir Noticia

CostaDigital.es. -Admitamos que a todos nos gusta cantar. Cantamos en el coche, en la ducha y mientras cocinamos, pero no hay nada como la sensación de levantarse, coger el micrófono y saber que cada mirada de la sala está puesta en ¡USTED!. Esto cada noche sucede en La Cueva, un garito situado en los bajos del céntrico paseo almuñequero de El Altillo, y que está teniendo un notable éxito de público, y tan notable como que es raro el día que el local no tiene ambiente

Desde Navajita Plateá hasta Frank Sinatra o la Pantoja, y desde las ocho de la tarde hasta la seis de la mañana tenemos la oportunidad de ser voces de oro. Bueno, algunos… “Y los hay…,” nos comenta Francisco Medina, propietario del establecimiento, “que callan al personal por lo bien que lo hacen, otros no tanto pero el asunto es divertirse y que el público lo pase bien.”

Este entretenimiento increíblemente popular nació hace unos 30 años, en la ciudad de Kobe, una de las tres mayores ciudades de Kansai (Japón). Sin embargo, otra opinión sostiene que el Karaoke es anterior a los años 70 que se inició en un Show de la televisión americana. Según esta versión el Karaoke se remontaría a los años 50 y 60, donde los espectadores cantaban siguiendo una bola sobre el texto en sus televisores.

Casi la edad que tiene ahora Francisco Medina y que hace dos años se decidió por montar La Cueva como una opción diferente a los locales que había en Almuñécar. En un principio se plateó que por edad no quería un garito demasiado moderno o parecido a la estética de los bares vecinos al suyo y también como estrategia para conseguir al público menos joven que visita la conocida zona de los bajos de El Altillo: una oportunidad para ese público que en otros locales se puede sentir desplazado. La sorpresa es que hoy por hoy la clientela que él pretendía se alterna en igual porcentaje con los jóvenes. Y así Antonio Machín alterna con Estopa en el repertorio de las 6.500 canciones que guarda el archivo de La Cueva.

Entre los más programados, nos comenta Medina, se lleva la palma Navajita Plateá, seguido por Sinatra, Bustamante la Pantoja o David Bisbal.

El Karaoke es una forma de distracción típica de las personas de negocio japonesas, la utilizan para quitarse el estres. Se dejan caer en un bar con los colegas después del trabajo, toman una bebida, y disfrutan cantando las canciones populares. La idea es compartir una bebida y una canción entre amigos y relajarse. Por eso Paco siempre fue partidario de abrir el local a hora prudente, ya que te puedes tomar una cerveza de media tarde y echar tu “cantico” sin mayor problema. Lo que si le estresa a él es cuando algunos clientes no entienden que para cantar hay que guardar turno, puesto que la organización lleva un riguroso control de la entrada de canciones en los videos. “No se permite que salten los turnos, y eso hay gente que le impacienta”, nos indica.

Por el momento el negocio sigue creciendo pero, advierte Francisco Medina, el éxito de una fórmula no es casual, nosotros estamos en continua renovación del repertorio y además, ofrecemos a nuestros clientes determinados alicientes como una oferta de noches de hoteles gratis por el número de copas consumidos o que puedan grabar un disco con las canciones que han cantado en el karaoke. Así, quién se priva de ser cantante.

     
             
     

     

Más información: La Cueva, Karaoke