Infinito viajar europeo

El infinito viajar es el título de una recopilación de textos de Claudio Magris, escritos entre los años 80 y 90, fruto de sus recorridos por la pluralidad y la riqueza inabarcable de Europa, en los que al modo de Sebald rescata del olvido trozos de historias mínimas de los lugares más recónditos; le pone palabras a rincones relegados en los confines de imprecisas fronteras lingüísticas, culturales y territoriales; o rastrea las huellas de personajes que una vez vivieron, gozaron, padecieron y murieron.
El infinito viajar, al igual que Danubio, es ilimitado pues se aproxima al alma de un firmamento abierto anegado de vacíos imposibles de llenar, poroso a las influencias de quienes una vez lo habitaron o lo transitaron moldeando identidades de tan copiosos elementos que resulta difícil deslindar los rastros de las diferentes generaciones, de tal forma que EI infinito viajar, siendo una selección de escritos que deja fuera otros renunciando a la idea de un todo, muestra cómo las realidades son fragmentarias y evidencia que cualquier totalitarismo es una falsedad ominosa que se impone aniquilando la reminiscencia del pasado.
Con admiración hacia las particularidades, en algunos capítulos, Magris aborda la delicada cuestión de los nacionalismos, que con frecuencia se sustentan en la primacía de uno de sus elementos exiliando otros, no menos capitales. Y de cuyas contiendas, advierte, no hay que hacer menosprecio, pues forman parte de una memoria de siglos, hecha de pasiones, dolor y esperanza que han quedado impresas en la historia. Cosa que los políticos nacionalistas, de uno u otro signo, parecen ignorar, y si no, y aún peor, la manipulan con fines espurios haciendo de la diversidad un universo cerrado, que excluye a lo que marcan como diferente.
Pueden resultar, hoy, conmovedores los escritos reservados a los países del Este en el momento de caída de los regímenes comunistas, cuyas gentes miraban a un Occidente Ideal del que esperaban no sólo un nueva vida sino una nueva historia. Leídos desde el momento actual, con la retroactividad que proporcionan los acontecimientos posteriores, uno siente que el desengaño de la ilusión no falta a su cita, y que la Europa sombría, máquina de segregación y brutalidades históricas, asoma de nuevo su rostro, oscureciendo sus luces, de la mano de la codicia de esa maraña informe que han logrado organizar conjuntamente capital y política. Y habiéndonos robado todo horizonte, no queda más alivio que pensar que su tarea será inconclusa y sus protagonistas transitorios, si bien nos han embarcado en un infinito viaje a la deriva, del que tal vez, algún día, un autor dé noticia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>