Antisistema Miró

Extraordinaria exposición en el Caixa Forum de Madrid, de título un tanto enigmático, salvo quizás para los expertos en arte: “Miró y el objeto”.
En mi caso, “el objeto”, así en singular, tiene un sentido fuertemente relacionado con el psicoanálisis, disciplina donde el objeto es considerado como aquello que, en el ser humano, permanece inalcanzado por el lenguaje, toma el valor de una pérdida y adquiere el carácter de una ausencia.
Con esas premisas el nombre de la exposición me resultaba bastante más que curioso, a la par que me remitía a un Miró diferente, fuera del lienzo y de la pintura.
Con una pequeña información previa, y una vez dentro, descubres que la muestra ofrece una faceta desconocida del artista catalán, aunque fundamental en su actividad creadora, y adviertes la importancia que da al concepto de objeto.
Toma la cosa en su aspecto más insignificante para elevarlo a la categoría de arte. La introduce desde el inicio de su obra, primero en su representación pictórica, luego a través del collage, y por fin en la escultura como objeto inútil, despojado de su función, al estilo del objeto ready made de Duchamp. Es decir, el objeto, como lo “ya visto”, queda convertido en el objeto “encontrado” del surrealismo, gracias a una mínima intervención del artista, un cambio de perspectiva en la mirada y una nueva posición.
El Miró divertido, alegre, amable, el de las formas circulares o líneas sinuosas flotando en el espacio y de colores intensos, el Miró más popular, por decirlo de algún modo, contrasta en esta exposición con un Miró desafiante, irreverente y retador de las convenciones artísticas. Un Miró provocador que pone en cuestión la idea clásica del arte y sus medios de expresión.
Desafía a la pintura realizando una serie de anti-pinturas en las que anula o tacha imágenes de lienzos propios, o bien pintando sobre obras figurativas compradas en mercadillos callejeros.
En un proceso que llamó “asesinato de la pintura” llega a quemar literalmente obras propias, tal como pueden contemplarse en esta muestra.
La determinación de este Miró, potente y vehemente, consiste en abrir vías inexploradas y vivificar la creación artística, indagar fórmulas nuevas que rompan con el inmovilismo en el arte y el corsé de las normas establecidas que constriñen al mimetismo de la representación fidedigna, propia de tiempos pasados y que ya cumplieron su función.
Artista de su época rompe, de forma radical, con lo establecido, con lo institucional, con lo solemne y con la seriedad, cuya esencia, como diría Vila-Matas, es la maquinación y, en consecuencia, el engaño.
Antípodas, pues, de los poderes económicos-políticos actuales, cuyos recursos les permiten obtener, en el mercado del arte, el “objeto” o la “cosa” que les ponen en cuestión. Paradoja que divertía, y mucho, a Duchamp.
En este sentido te encuentras en esta exposición un Miró verdadero y subversivo, encarnando dos denostados términos atascados hoy, demagógicamente, en demasiadas bocas: radical y anti-sistema.
Sin esas condiciones que tanto espantan -por su viciada significación, guste o no, hubiera carecido de la más pura libertad para crear.

3 comentarios en “Antisistema Miró

  1. Me ha provocado gran alegría tu artículo, porque la exposición de Miró también me pareció innovadora y me gustó mucho.
    Lo que más me llamó la atención de la exposición es que logra transmitir lo bien que se lo pasaba Miró creando; algunas de las piezas expuestas transmiten felicidad: esa felicidad que a veces se consigue y que Miró logra transmitir en su “hacer”, en su creación. También me gusta encontrarme en tu artículo con los nombres de Vila-Matas y Marcel Duchamp… Otros dos innovadores del arte contemporáneo.
    Gracias Paco, porque provocar encuentros “alegres” con la gente que te lee.

  2. Me ha provocado gran alegría tu artículo, porque la exposición de Miró también me pareció innovadora y me gustó mucho.
    Lo que más me llamó la atención de la exposición es que logra transmitir lo bien que se lo pasaba Miró creando; algunas de las piezas expuestas transmiten felicidad: esa felicidad que a veces se consigue y que Miró logra transmitir en su “hacer”, en su creación. También me gusta encontrarme en tu artículo con los nombres de Vila-Matas y Marcel Duchamp… Otros dos innovadores del arte contemporáneo.
    Gracias Paco, por provocar encuentros “alegres” con la gente que te lee.

  3. Gracias Esther por entrar hasta este blog, leerlo y comentarlo. Por mas encuentros “alegres”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>