Suscribirse a las Noticias (RSS) | Suscribirse a los Comentarios (RSS)

Costa Digital

Punto y seguido / Tomás Hernández

Este artículo fue publicado el Martes, 9 de julio de 2019.
Puede seguir los comentarios al artículo a través de RSS 2.0 feed.
Puede compartir esta noticia por Email o por redes sociales donde tenga cuenta (Facebook, MySpace, Twitter, etc).
Puede publicar un comentario expresando su opinión sobre la noticia.

    Desde hace un tiempo, demasiado ya, abundan las referencias, sin ton ni son, sobre los nazis y el nazismo. El nazismo fue un régimen impensable, un terror de tal magnitud que ni siquiera hoy podemos interpretar ni comprender. El nazismo fue el escalón más bajo al que, hasta ahora, ha descendido la humanidad.

    La última banalidad sobre el nazismo es de tono menor, pero igualmente innecesaria, además de errónea. Afirma un diputado, el señor Carrillo, que “la mayoría de los jerarcas nazis eran homosexuales”. El autor del tuit parece haber oído campanas, pero muy de lejos. Visconti en “La caída de los dioses”, película de culto sobre el nazismo, expone las oscuras imbricaciones entre poder, sexo, política, en una situación extrema de un régimen extremo que agoniza.

    Sin embargo, sobre la homosexualidad en el nazismo se ha escrito mucho. Desde Hitler y su extraña relación con las mujeres. Su sobrina Geli Raubal que se suicidó de la misma manera que la mujer de Stalin, clavándose un pequeño revólver en el corazón. En un mal libro que leí del que no recuerdo título ni autor, se insinuaba, incluso, la ambigua relación de Hitler con su ministro favorito, el refinado Albert Speer.

    La mayoría de los jerarcas nazis, como él los llama, no eran homosexuales y si así fuera, no creo que su preferencia sexual tuviera influencia alguna en su maldad. Lo que sí llama la atención de los gobiernos de Hitler era su juventud; por eso suena un poco extraña la palabra jerarca aplicada, siempre, no sé por qué, a los dirigentes nazis. Jerarca nos trae la imagen de un viejo rey sentado en un trono. Un día, en esos entretenimientos de jubilado, calculé la media de edad del gobierno nazi, y era de unos treinta y tantos años. Me sorprendió por la percepción que tenemos   en las películas. El rechoncho Himmler tenía cuarenta y cinco años cuando se suicidó y llevaba veinte en el partido. Goebbels sólo era tres años mayor. Eran jóvenes, pero no homosexuales.

    En los regímenes totalitarios el partido es una nueva trama, sutil y poderosa, que hace de la camaradería una relación de lealtad y entrega, superior a los vínculos familiares, sociales y religiosos. Esa fraternidad emocional con el camarada, siempre del mismo sexo, mujeres y hombres  estrictamente separados, alimentó el mito de la homolfilia, que así se llamaba entonces, en las organizaciones nazis. Las famosas SS, por ejemplo. La estética nazi, los uniformes diseñados por Hugo Boss, los gestos, los saludos, no es nada ambigua, quizá excesiva, demasiado articulada, poco humana. Para muchos seguirá siendo una teatralización, estética, del mal.

    Concluye su tuit el señor Carrillo con un rotundo “Punto y coma”. Ese punto y coma escrito como quien dice “y esto es lo que hay” es excesivo; mejor punto y seguido.

Tomás Hernández

Be Sociable, Share!

3 comentarios a esta noticia

  1. Javier dice:

    9 julio, 2019 a las 11:06

    Tomás, si es que se ponen a escribir sin tener ni idea.
    Ahora, pídeles que citen sus fuentes. No sabrían decir cuáles son porque, sencillamente, no han leído nada serio sobre el nazismo o sobre casi ningún asunto.

    Un placer, como siempre.

  2. Tomás Hernández dice:

    10 julio, 2019 a las 11:09

    Muchas gracias, Javier, como siempre

  3. James dice:

    12 julio, 2019 a las 10:12

    Los lectores de Costa Digital debemos agradecer a Isaac Cabrera las excelentes referencias de libros que viene haciendo desde hace unos días.
    Nada que ver, a nivel intelectual, con los chismes sobre los nazis y la homosexualidad que se publican en Costa Digital, cuando debería hacerse en algún programa de la televisión basura. No se puede banalizar el mal especulando sobre la homosexualidad de los nazis.
    No se menciona que el siniestro vendedor de camisetas llamado Che Guevara, ya organizó un campo de concentración en Cuba para aislar a los homosexuales.
    Si en las entradas de los campos de concentración nazis se anunciaba “el trabajo os hará libres”, en el campo de concentración cubano, para homosexuales, se decía “el trabajo os hará hombres”. O sea, machotes comunistas y progres.

    Los nazis asesinaban a homosexuales, judíos y comunistas, etc. y el famoso comunista Che Guevara, el de las camisetas, asesinaba a homosexuales.

    Punto y seguido.

Publicar un Comentario

Comentario:

  • Lo sentimos, no hay ninguna encuesta en estos momentos.

Ultimos Comentarios a las Noticias

Yo comenta sobre Almuñécar y La Herradura acogen del 25 al 27 octubre el Campeonato de Andalucía de Selecciones  Infantil Masculino de Baloncesto
Yo también quiero un selfie. [...]
James comenta sobre Las campanas doblan por ti / José María Sánchez Romera
Excelente articulo. [...]
Planeta comenta sobre Este jueves está previsto la salida de los cinco osos de Peña Escrita rumbo a Hungría.
¡¡¿Acuerdo de colaboración para el futuro....?!! Ojalá la ciudadanía se oponga con absoluta firmeza, en el futuro, al encarcelamiento de animales. [...]
Yo comenta sobre Almuñécar difunde su historia en las VI Jornadas de Arqueología e Historia
Y yo que creía que la polvora la habian inventado los chinos [...]
Vox comenta sobre Dos contenedores de vidrio rosa recaudan fondos para el cáncer de mama
Lo que nos gusta un selfie [...]
ojete comenta sobre La Junta presupuesta medio millón de euros para rehacer la carretera del Suspiro del Moro a su paso por Almuñécar
A ver si hacen algo con esto de los camiones de las corridas, algún día va a pasar una desgracia. [...]
Mariana comenta sobre El acueducto romano de Torrecuevas / Elena Navas
Gracias a Elena Navas y Costa Digital por la publicación de estos artículos que nos descubren la historia d nuestro pueblo [...]
Tomás Hernández comenta sobre El acueducto romano de Torrecuevas / Elena Navas
Muchas gracias, Elena, por descubrirnos tantas cosas. [...]